Sagrados Titulares

Nuestro Padre Jesús del Perdón

Jesús comparece en el Juicio ante Anás, mientras es abofeteado por un Sayón. Contempla la escena un Sanedrita, San José de Arimatea y otros dos sayones. La imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón es de talla completa, midiendo uno 1.80 cm de estatura y se representa maniatado a la espalda, con el cuerpo erguido y la cabeza girada ligeramente hacia la derecha, en actitud de escenificar el momento en concreto que representa, la bofetada. Se trata de la primera imagen cristífera que Francisco Romero Zafra realizó para Córdoba y sin duda es una muestra clara de evocación hacia los grandes maestros de la imaginería barroca andaluza, como son Juan Martínez Montañés y Juan de Mesa, ya que se puede ver las facciones de dramatismo neobarroco presentados en la boca entreabierta , los golpes de gubia en la zona de la barba y el pelo, y por supuesto el semblante divino que nos muestra al Señor del Perdón, haciendo clara alusión a su advocación en la mirada.

María Santísima del Rocío y Lágrimas
Nuestra titular mariana llegó hasta nosotros de una manera muy particular. En el año 1990 se organizó una exposición de jóvenes imagineros en la Diputación de la ciudad, en donde se encontraba el busto de una dolorosa que llamó mucho la atención de algunos de los visitantes de la misma. Se trataba de María Santísima del Rocío y Lágrimas, destacando la personalidad de la Virgen en su rostro, ya que no cuenta con los cánones típicos del barroco, mostrándose a una mujer actual llevada a la divinidad, plasmándose su unción sagrada en la mirada baja y perdida que tiene. Finalmente Francisco Romero Zafra la adecuó para ser una Virgen de candelero en todo su conjunto. Su expresión nos deja ver un dolor profundo pero a la vez sereno, con la boca ligeramente entreabierta, el ceño fruncido, y con unas manos de gran expresividad. La bella dolorosa de San Roque es un claro ejemplo de la elegancia, contemporaneidad y sacralidad en la imaginería actual.